Hace unos meses (enero) publicamos un post sobre cómo decidimos. Es un asunto cuya relevancia no se puede exagerar. Si entiendes qué sesgos están influyendo en tus decisiones puedes intentar compensarlos y elegir más sabiamente. Aún más importante, creo, es que si sabes cómo deciden los demás tu capacidad de influir en sus decisiones puede dispararse.

Nuestro bienestar depende en muy buena medida de nuestra capacidad de influir sobre nuestros familiares y amigos, sobre nuestros clientes, sobre nuestros jefes, y también, sobre unos subordinados que hoy en día tienen mucho más poder del que refleja el organigrama.

¿Qué sesgos les condicionan? ¿Qué emociones, qué sentimientos les dominan?

¿Cómo puedo enmarcar el asunto para que vean lo que yo veo? ¿Qué metáforas les iluminarán?

¿Qué historia puedo contarles que sea capaz de conmoverles hasta el punto de sustituir su historia por la mía?

Y sólo después, cuando estoy seguro de que ven lo que yo veo y de que mi historia les ha impresionado ¿Qué datos, qué hechos la corroboran?

Anuncios